“Mis hijos están desolados: su papá era el motor del hogar y lo mataron”.

BARRIO.
Noticias.
Lo aseguró la viuda de Walter Fanego (45). Hace un mes, en Vicente López, lo asesinaron para robarle la moto.
Walter Fanego con su familia.   
Compartir



Promociones
Más+

Destacadas
Más+


17/6/13

Ay Negra, qué suerte que viniste.

Como siempre.

¿Qué me pasó?

Te quisieron robar la moto y te golpearon la cabeza.

¡Qué hijos de puta! ¿Por qué a mí?

El breve diálogo fue en la Guardia de una clínica de Vicente López, hace hoy un mes. Como pudo, Walter Fanego, comerciante de 45 años, laburante de toda la vida, fanático de Argentinos Juniors, pudo balbucear unas palabras ante su esposa, el amor de su vida, Alejandra Asiss (44), con la que tuvo cinco hijos.

La mujer, al llegar al establecimiento, se encontró con su marido desvanecido. Le habló hasta que él logró despertarse y decirle aquellas palabras. Ninguno entendía por qué le había tocado a él. Luego lo trasladaron al hospital de Vicente López. Allí agonizó seis días. Su corazón resistió hasta el 23 de mayo a las 22.40, cuando murió.

Ayer, sus cinco hijos vivieron el Día del Padre más triste, la primera vez en que no lo tuvieron entre ellos: Mariano (19), Ayelén (18), Nahir (16) Aramís (10) y Keyla (9) siguen sin comprender por qué un ladrón les sacó a su papá.

“Llamaron a casa del hospital y fui con mis hijos, los tres mayores, a despedirnos, porque ya estaba muy grave. Allí unimos nuestras manos sobre su pecho y le juramos honrar su nombre de esposo y padre ejempla r. Al volver tuve que hablar con los dos chiquitos, contarles que su papá no iba a volver a casa y que guardaran en su memoria esa mañana, la última que papi los llevó al colegio”, le contó su esposa a Clarín.

Aquel fatídico 17 de mayo, pasadas las cinco de la tarde, Walter regresaba a su casa a bordo de su motito 110 cc. Iba por la calle Urquiza cuando en la esquina con Ombúes salió un asaltante que, repentinamente, le pegó un palazo en la cabeza.

El hombre se cayó del vehículo, pero un automovilista que vio todo bajó a ayudarlo y el ladrón escapó sin concretar el robo.

Más tarde lo detendría la Policía, según confirmaron a Clarín fuentes del caso.

“Mis hijos están desolados, su papá era el motor de este hogar y lo mataron. Su humor, su afecto, su demostración constante de que éramos el centro de su vida, ha dejado un vacío tremendo, un dolor desgarrador ”, dijo Asiss, quien llevaba 20 años junto a Walter. Se habían conocido en La Paternal, el otro gran amor de Fanego (ver Perfil).

La mujer contó que una noche en el hospital, su hijo mayor, Mariano, se quedó haciéndole compañía junto con un ahijado de Walter. “A las 5.30 del sábado deciden volver a casa y en Irigoyen, a dos cuadras del hospital, les robaron poniéndoles un elemento cortante en la garganta. Ambos volvieron pálidos e incrédulos de lo que les había pasado, sumándose este mal momento al dolor que ya traían”, señaló Alejandra.

Según la esposa, tanto ella como Walter les habían enseñado a sus hijos que debían actuar con tranquilidad si eran asaltados. “Siempre les dijimos que les den todo, que no se hagan los valientes, pero la verdad es mucha la impotencia porque ellos saben lo que cuestan las cosas, el sacrificio y el esfuerzo con el que llegan a tener.

Es indignante tener que vivir pendiente en todo momento de cualquier movimiento extraño, de quién se cruza, mirar diez veces antes de estacionar y entrar cual comando a tu propia casa ”, se lamentó.

“La verdad que el único motivo que me interesa que esto se haga público es porque Walter no se merece que su vida truncada en dos minutos sea olvidada de igual manera, no por nosotros, si no por los que deberían haberla resguardado ”, afirmó Alejandra.



Más+

.